Salud y Bienestar
01/07/2019 19:12:09


Cuando ves a un maestro con excelentes técnicas de manejo de la clase, puede parecerte mágico. La verdad es que la gestión del aula se puede aprender. Leer sobre la gestión del aula, preguntarle a otros maestros qué hacen y hasta hablar con tu director sobre lo que han observado puede ayudarte. Aquí hay siete cosas que debes considerar en tu búsqueda de la excelencia en la gestión del aula.

1. Construir relaciones.

Esta es indiscutiblemente la técnica de gestión de aula más efectiva. Cuando un estudiante confía en su maestro/a, hace un mayor esfuerzo por seguir las reglas. Cuando los maestr@s hacen un esfuerzo para conocer a cada estudiante de manera más personal, también obtienen más de su experiencia de enseñanza. Cada clase debe sentirse más como una familia. 




2. Hacer llamadas positivas a casa.

Otra técnica importante para el manejo del aula es la llamada positiva a la casa. Es muy fácil adquirir el hábito de llamar a casa solo cuando hay un problema que informar. Si bien estas llamadas son necesarias y valen la pena, las llamadas a casa para la celebración son igualmente, si no más, importantes. Todas las familias quieren escuchar noticias positivas sobre sus hijos, y este refuerzo casi siempre regresa al/la alumn@. Trata de hacer una llamada positiva a la casa de un estudiante diferente cada día, incluso si es simplemente informar sobre un comentario agradable que un/a niño/a hizo en clase. Esto significa mucho para los padres y l@s estudiantes y, por lo general, también se traduce en un comportamiento positivo en el aula.

3. Celebra el trabajo comprometido

Muéstrales a los estudiantes que valoras el trabajo que ponen en el aprendizaje. Identifica los hitos en el trabajo que todos están logrando cada día. Una vez por semana, elige un equipo o estudiante particularmente trabajador para compartir su historia. Deja que la clase les pregunte cómo lograron el trabajo ¡Qué valiosa lección aprenden cuando escuchan a sus compañeros hablar sobre lo que el trabajo duro significa para ellos! L@s niñ@s que saben que su trabajo será celebrado en lugar de solo sus calificaciones prestarán más atención y se mantendrán enfocados.

4. Mantener la autoridad durante todo el año.

Lo dijo en serio cuando comenzó el año, pero es fácil relajarse un poco a medida que avanza el año. Cuando le dices a los niños que dejen de hablar y vuelvan al trabajo, pero no lo cumples, les dices que no importa mucho. Esto puede hacer que l@s docentes levanten la voz y digan cosas de las que se arrepienten. No tienes que ser mal@, solo tienes que hacerlo. Así que haz una lista de las reglas que sean efectivas y que realmente te interesen, y luego compártelas con tus alumn@s. Publícalas visiblemente y refiérelas a menudo.

5. Asegúrate de que los estudiantes sepan lo que significan sus reglas.

El hecho de que las haya expresado, compartido y publicado, no significa que l@s estudiantes sepan lo que significan. Tu versión de no hablar puede ser diferente a la de ellos. Los seres humanos hablan por muchas razones, así que mantén tus expectativas apropiadas. Incluso podría estar bien bromear un poco, siempre y cuando l@s estudiantes se mantengan enfocados en la tarea en cuestión. Algun@s maestr@s encuentran un gran éxito actúan las maneras positivas de hablar en clase.

6. Acomodar a todos los estudiantes.

Asegúrate de que cada uno pueda aprender la forma en que planea enseñar. Esto significa revisar los planes y tomar notas sobre las recomendaciones para poder tenerlas en cuenta. Comparte tus temores y preocupaciones con el equipo de educación especial. Se pueden evitar muchos desafíos del manejo del aula considerando y planificando las necesidades del grupo. Si algún estudiante debe sentarse en un lugar en particular (lejos de la ventana, cerca de la pizarra) comparte tu decisión con ell@s y explica por qué sentarse de ese modo les benificiará. Comprender los procedimientos y las consecuencias puede ser justo lo que necesita un/a niño/a con un problema de comportamiento para sentirse más en control de sus impulsos.

7. Prepárate bien.

Incluso si no está obligado a enviar planes de lecciones, no significa que no debas realizarlos. Hay mucho que administrar a lo largo del día, y no saber lo que se supone que debes enseñar puede destruir fácilmente un buen día. Desarrolla planes que funcionen para tu estilo de enseñanza, se adapte a todos los alumnos, cumpla con los estándares curriculares y despierte la curiosidad de sus estudiantes. Puede sonar desalentador, pero cuanto más lo hagas, mejor serás. Un día bien planificado puede hacer la diferencia entre cansado y agotado.

Para poder administrar bien su aula, debe poder venderla. No eres solo un profesor, eres un intérprete y un vendedor. Cuando los niños sienten tu pasión y saben a dónde se dirige el aprendizaje, estarán más incentivados a superar las expectativas. 



  Fuente
El contenido del post es de mi autoría
Visitas
1626
  Dar puntos
17 PUNTOS

Comentarios


Dejar un comentario