Salud y Bienestar
19/05/2019 21:23:17


El terror de la noche del domingo.


La mayoría de los trabajadores experimentan la sensación en algún momento de su carrera, pero parece que los maestros son los más afectados. No importa cuánta intención tengamos de usar el fin de semana para relajarnos y refrescarnos, esa sensación fea de ansiedad y aprensión se arrastra hacia nosotros y nos golpea en la cabeza.

En primer lugar, ¡siéntete reconfortado por el hecho de que no estás solo!

Algunos maestros sienten tanta ansiedad que se enferman. Ese sentimiento tenso que precede a los sueños múltiples de insuficiencia, fracaso y pérdida.

La realidad es que a veces somos nuestros peores enemigos. Nos abrumamos por el tremendo alcance de nuestro trabajo y nos olvidamos de apaciguar el ritmo para evitar el estrés. Para muchos, la anticipación de la próxima semana es peor que la semana en sí. Un maestro nos comenta “no sé por qué tengo tanta ansiedad porque la semana nunca es tan mala como me imagino, y por lo general estoy bastante bien preparado".

Esta sensación puede compararse con el pánico escénico: interpretamos un espectáculo diferente cada día, y una vez que estamos en el escenario nos sentimos mucho mejor. Tal vez, un poco de ansiedad no es del todo malo. Puede hasta hablar de una buena labor: queremos ser buenos maestros y asegurarnos de que nuestros estudiantes aprendan y progresen.


El primer paso es deshacerse de la culpa!

Mantener razonables las expectativas sobre qué tipo de trabajo se puede hacer fuera de la escuela. El trabajo no se irá, no importa cuánto lo intentemos. Mantener eso en perspectiva ayuda a mantener a raya la ansiedad.

Tomar las cosas día a día 

Siempre hay más trabajo por hacer. Lo mejor que se puede hacer es establecer prioridades. Comenzar a concentrarse en las cosas que se pueden controlar y dejar que el resto se vayan.

Para los más novatos

Para los nuevos maestros, la gran mayoría está de acuerdo, ¡lleva tiempo! Aprender a convivir con la ansiedad es un buen recurso. Mantener el rumbo. Más adelante se vuelve manejable. Se obtienen más conocimientos, más confianza. ¡No te rindas! " 

Practicar el autocuidado

Pasar tiempo haciendo otras cosas que amamos. Establecer metas personales que no tienen nada que ver con el trabajo. Inscribirse en clases de canto, unirse a un club de literatura o dedicarse a la pintura a la acuarela, cualquier cosa que deseemos hacer estrictamente por el placer que nos brindará.

Prepararse para el éxito

Un buen método es intentar hacer todo el viernes antes de irse. A veces eso significa trabajar hasta las 6 pm, pero la mente está libre todo el fin de semana. A pesar de que puede hacernos sentir un poco como ermitaños de la semana laboral, hay que intenta usar el tiempo de planificación tan constructivamente como se pueda.



No estamos sol@s colegas! buena semana para todos, si les gustó comenten, compartan, dejen puntos, flores, chocolates, lo que gusten



  Fuente
El contenido del post es de mi autoría
Visitas
561
  Dar puntos
25 PUNTOS

Comentarios


Dejar un comentario