Noticias & Opinión
25/05/2016 05:03:46



Hola Compañer@s, ¿Como están? Hoy quiero conocer sus opiniones sobre un asunto que nos toca de cerca...

Hace unos días concurrí a un acto escolar y como es habitual, en un determinado momento ingresaron al salón las banderas de ceremonia de la provincia y la bandera nacional. Se cantaron los himnos, y antes de retirarse los abanderados y escoltas, recibieron felicitaciones, fotos, aplausos e incluso un pequeño certificado.

Claramente es un honor y una gran distinción la cual es festejada por la comunidad educativa.

Pero note que año tras año, acto tras acto, se repetían siempre las mismas caras.

Se eligen los estudiantes que poseen el mejor promedio en las calificaciones, aquellos que tienen buen comportamiento y los cuales han realizado "un esfuerzo". Lo que el sistema educativo entiende como "los mejores" y los de mejores "resultados". Y a ellos, se los "premia" con esta distinción.

Me quede mirando al resto de los niños mientras los abanderados y escoltas recibían dichos honores y no pude evitar pensar que el resto de ellos estaban siendo completamente excluido y al mismo tiempo recibiendo un trato desigual, o mejor dicho no equitativo.



Por que tratar a todos los niños por igual cuando todos son diferentes no es justo.




¿Quiénes son premiados? ¿Quienes merecen los honores y quienes mirar desde afuera pensando que no son merecedores de honor, de reconocimiento? ¿Que sus esfuerzos nada valen?

¿El que obtiene las mejores notas? ¿Al que le va mejor?

Generalmente Las mejores notas pertenecen a los niños más inteligentes. En mis cursos suele darse sin falta la siguiente relación (aprox). Un 1/3 de niños brillantes, 1/3 de niños "promedio" y 1/3 de niños a los que les cuesta seguir el ritmo. Según este sistema, automáticamente 2/3 de los alumn@s ya no califican para recibir el honor de portar la bandera. Nunca podrán acceder a ella. ¿Es ese el mensaje que queremos darles? ¿Acaso no lo merecen también? Probablemente estén haciendo esfuerzos mucho más grandes que aquellos a quienes se les da muy fácil.

También existe el caso de las diferencias en el entorno. No es lo mismo aquel niñ@ que recibe ayuda en su casa y puede estudiar en un entorno saludable y aquel que tiene una realidad muy complicada que no le permite desempeñarse a su máximo potencial. Un niño que no es apoyado, acompañado y contenido, muy probablemente presente lo que generalmente entendemos como problemas de conducta, falta de concentración, fallas actitudinales, etc.



No hay niñ@s que decidan no aprender, que elijan la ignorancia, que molesten o sean agresivos por decisión propia. Ningún niñ@ elige, al menos conscientemente, no aprender. Ninguno elige el camino del fracaso escolar. No es una elección consciente. Cuando un niñ@ fracasa deberíamos preguntarnos por las causas más que por ver cómo lo premiamos o castigamos.


Entonces... ¿Merecen todos los alumn@s ser abanderados o escoltas? ¿Deberíamos revisar el sistema actual?

¿Ustedes que opinan? ¿Qué sucede en sus colegios?

Por favor dejen su comentario, tengo que evaluar si presentarme frente a los directivos para trabajar en un cambio al respecto.



  Fuente
El contenido del post es de mi autoría
Visitas
6158
  Etiquetas
  Dar puntos
25 PUNTOS

Comentarios


Dejar un comentario