Otros
13/11/2017 16:06:47





Hola amigos, todos sabemos que mantener la atención de los estudiantes los últimos días de clase siempre supone un reto para el profesor. Por un lado, nuestros alumnos tienen la cabeza puesta en las vacaciones de verano, en sus planes para el curso que viene, están estresados por exámenes o tienen la presión de terminar el curso con buena nota, lo que reduce considerablemente su capacidad de concentración y motivación en nuestras clases. Por otro, los profes se ven desbordados con trabajo, ya que entre corrección de exámenes finales, entrega de notas, cumplimentación de actas o redacción de informes, no damos a basto. El resultado es una clase de estudiantes alborotados y un profesor al que se le acaban las ideas para seguir sorprendiendo a sus alumnos.

Teniendo en cuenta que a menudo nos toca despedirnos de nuestros estudiantes porque es probable que no los volvamos a tener durante el próximo curso, quiero compartir con ustedes estas actividades de despedida para terminar el curso con buen sabor de boca.

Espero les gusten y las pongan en practica.


Saludos 

Esteban


Actividades para despedir el curso 


Certificados y nominaciones divertidas

Ya es todo un clásico la entrega de certificados con frases divertidas o las nominaciones al alumno más sonriente, más inquieto, más educado o más hablador de la clase. Aún así, esta actividad puede ser una forma magnífica de terminar el curso, ya que nos permite destacar las características o habilidades positivas de cada estudiante con un poco de sentido del humor. Después de recibir su nominación o certificado se le puede pedir al estudiante que dé un pequeño discurso agradeciendo la nominación o el premio recibido. Las risas están aseguradas.


La línea del tiempo

Otra opción para despedir el curso es crear una línea del tiempo con los mejores y peores momentos del curso. Se trata de una especie de presentación o póster en la que los alumnos podrán incluir fotos y notas de proyectos o actividades realizadas en clase, excursiones o fiestas, para así hacer un recorrido en orden cronológico por los mejores y peores eventos a lo largo del curso. Esta actividad lleva su tiempo y puede realizarse por grupos o incluso involucrar a toda la clase al mismo tiempo. También se puede comenzar haciendo primero una lluvia de ideas y luego votar los mejores y peores momentos vividos que van a ser incluidos en nuestra línea del tiempo.


Poemas o cartas de despedida

¿Por qué no decir adiós con un poema o una carta anónima? Esta es una buena forma para que nuestros estudiantes den rienda suelta a su creatividad y escriban un poema o una carta anónima despidiéndose del curso y de sus compañeros. También podemos realizar la actividad por parejas o en grupos, poner los poemas en común y luego votar, por ejemplo, cuál ha sido el más divertido, el más emotivo, el más original, etc.


No te olvides de tus compañeros

Una sencilla forma de despedirse es hacer que nuestros estudiantes escriban un breve mensaje de despedida para cada uno de sus compañeros, diciéndoles lo que echarán de menos de él, lo que más nos gusta de esa persona o comentando un momento que pasaron juntos. Si no tenemos mucho tiempo, podemos simplemente entregar un folio en blanco a cada alumno y pedir que se vayan pasando los folios para dejar un mensaje a cada uno de sus compañeros de clase. Una opción más rápida y económica es escribir mensajes positivos o graciosos y pegarlos detrás de la espalda de los alumnos para después leerlos en voz alta.


Olimpiada de juegos

Otra actividad que siempre funciona es organizar una  olimpiada de juegos. Para ello podemos elegir los juegos favoritos de nuestros estudiantes (scrabble, pasapalabra, ahorcado, mímica, la oca, bingo, cartas, trivial, etc.) y entretenerlos jugando mientras siguen practicando de forma amena. Además si creamos grupos y proponemos realizamos los juegos a modo de competición, los alumnos se involucrarán más y se lo pasarán aún mejor.


Me ofrezco en un post-it

Cuando tenemos clases grandes una forma de terminar el curso podría ser la de escribir pequeños anuncios sobre post-it en los que cada alumno ofrezca un servicio a los demás, por ejemplo, algo que sepa hacer o se le dé bien. Cuando todos hayan escrito su pequeño anuncio, los post-it se pegarán en una pared de la clase o incluso en el pasillo. Al finalizar la clase cada alumno recoge un post-it de algo que le gustaría aprender a hacer o estudiar y que otro alumno le puede ofrecer o enseñar.

Un picnic para chuparse los dedos

Organizar un picnic en clase y que cada alumno traiga algo para picar y compartir con los demás siempre es una forma agradable de terminar el curso. Si además tenemos una clase multicultural y les pedimos a nuestros alumnos que traigan un plato típico de su país, podríamos concluir la clase con una breve presentación o descripción de cada uno de los platos. De esta forma además de practicar español también ampliamos nuestros conocimientos culturales y culinarios.


Historias locas

Esta actividad siempre funciona ya que los alumnos se mondan de risa con las historias que ellos mismos escriben. El procedimiento es el siguiente: Se le entrega a cada alumno un folio en blanco y el profesor les irá indicando qué deben escribir. En primer lugar se empieza por un sujeto, de manera que cada estudiante deberá apuntar en una línea quién es el protagonista de su historia (resulta más divertido si se utilizan los nombres de los propios estudiantes o de personajes famosos conocidos). A continuación deberán doblar el folio de manera que los demás no puedan leer lo que han escrito y pasárselo al compañero de al lado, que se encargará de añadir la segunda parte de la historia, cuándo. Una vez anotada esta segunda información se volverá a doblar el folio para ocultar la información escrita y se volverá a pasar a nuestro compañero, quién añadirá el tercer dato de la historia, dónde. Este proceso se repetirá hasta haber respondido a todas las preguntas que se muestran a continuación:

¿quién? 

¿cuándo? 

¿dónde? 

¿qué hizo? 

¿con quién? 

¿por qué? 

¿qué pasó al final? 

 Al terminar cada alumno desdoblará el folio que tenga delante y el resultado será una historia graciosa y, en ocasiones sin sentido, que compartir en voz alta con los demás para que toda la clase se parta de risa.



  Fuente
El contenido del post es de mi autoría
Visitas
961
  Dar puntos
30 PUNTOS

Comentarios


Dejar un comentario